Cuatro Rayas verdejo 2016: el blanco de todas las miradas / Cuatro Rayas 2016 verdejo: the center of attention

Ya está en la calle. El vino más emblemático de nuestra bodega, el blanco Cuatro Rayas verdejo 2016, ya se descorcha en hogares, restaurantes, bares y tiendas especializadas. Cavas, mostradores, mesas, aperitivos, brindis… ¡Hay que recibir la nueva añada como se merece! ¡Por todo lo alto! El blanco de uva verdejo regresa con toda la fuerza de la que siempre ha hecho gala. En la copa es limpio, brillante, de color verde limón, con intensidad justa… Regresan también sus característicos aromas frutales (cítricos, tropicales) y matices herbáceos; su acidez equilibrada, su intensidad pronunciada, su persistencia, untuosidad y volumen en boca. La nueva añada, la del 16, vuelve a dar la cara y los vinos que ya se comercializan a partir de sus uvas son el mejor reflejo de las bondades que nacen de la tierra. El Cuatro Rayas verdejo es un ejemplo modélico.

Pero antes de llegar a la cifra de los dos millones de botellas del blanco Cuatro Rayas verdejo –las elaboradas de la añada de 2016-, conviene recordar que la clave que explica nuestro éxito está en el viñedo, en la vendimia, en los trabajos en bodega y en el cuidado que ponemos en la fase final de embotellado. Tampoco hay que olvidar la variedad, de qué modo y en qué circunstancias se vendimia, a máquina, de noche, aprovechando las bajas temperaturas y los contrastes térmicos. Bajo sus hollejos, la variedad autóctona esconde la clave de su armónica estructura, sus aromas y el resto de cualidades que se destapan en la copa.

En la copa es una delicia descubrir que todas las características de la variedad permanecen intactas. A esta uva se la reconoce de inmediato. Es irresistible la sutil combinación de aromas frutales y florales, su amargor y esa persistencia tan característica en su paso por boca. Más de 60 países ya brindan con Cuatro Rayas. ¿Todavía no lo has hecho tú? Pues empieza por su última añada de verdejo. ‘Cuatro Rayas verdejo 2016’, el blanco de todas las miradas.

 

__________________________________________________________________________

 

Now available. Our winery’s most emblematic wine, the white Cuatro Rayas 2016 verdejo, is now being uncorked in homes, restaurants, cocktail lounges and specialty shops. Wineries, sales counters, tables, appetizers, toasts… We must welcome the new vintage appropriately! We must celebrate it in style! The white from verdejo grapes is back with all the boldness it has always had. In the wine glass it is clean, bright, lime green in color, with just the right intensity… Its characteristic fruity aromas (citrus, tropical) and herbal nuances; its balanced acidity, its pronounced intensity, its long aftertaste, smoothness and volume on the palate are also back. The new vintage, that of 2016, is back to face the music and the wines that are now being sold from its grapes are the best reflection of the good things that are born of the earth. Cuatro Rayas verdejo is a shining example.

But before we get to the figure of two million bottles of white Cuatro Rayas verdejo -those produced from the 2016 vintage-, it is worth recalling that the key that explains our success is in the vineyard, in the harvest, in the work in the winery and in the care that we put into the final bottling phase. Nor should we forget the variety, how and in what circumstances it is harvested, by machine, at night, taking advantage of the low temperatures and the thermal contrasts. This native variety hides under its skin the key to its harmonic structure, its aromas and the other qualities that are revealed in the wine glass.

In the wine glass it is a delight to discover that all the characteristics of the variety remain intact. This grape is immediately recognized . The subtle combination of fruit and floral aromas is irresistible, its bitterness and that characteristic long aftertaste on the palate. More than 60 countries already toast with Cuatro Rayas. You still haven’t? Well, begin with the latest vintage of verdejo. Cuatro Rayas 2016 verdejo: the center of attention

Cuatro Rayas verdejo ecológico 2016: la apuesta más natural / Cuatro Rayas 2016 organic verdejo: the most natural bet

Su presencia demuestra cada día que es posible cultivar y elaborar con parámetros de respeto medioambiental. Los ‘viticultores ecológicos’ –es decir, aquellos que defienden el cultivo de sus uvas bajo estos criterios- aseguran que es posible otra forma de hacer vino mirando al futuro. De entre la gama de nuevas añadas de 2016, bien conocidos son los blancos jóvenes de las variedades verdejo y sauvingnon blanc, pero hay una tercera vía –que no excluye, sino que enriquece todo lo que hacemos-, una elaboración dotada de una personalidad diferenciada que cierra el triunvirato de los jóvenes de Cuatro Rayas. Se trata del verdejo ecológico.

El blanco Cuatro Rayas verdejo ecológico 2016 se elabora a partir, exclusivamente, de las uvas provenientes de 20 hectáreas de viñedo, repartido entre los términos de La Seca (Valladolid) y Aldeanueva del Codonal (Segovia). En total, este año se han recogido 120.000 kilos de uva ecológica, que se traducen en 100.000 botellas de exclusivo verdejo ecológico. La vendimia es manual y casi todo el viñedo está en vaso. El viticultor que sigue la práctica ecológica garantiza la ausencia de fertilizantes y pesticidas. El método de elaboración sigue los mismos parámetros que el resto de los vinos, salvo que se elimina la adición de sulfuroso y que la maceración excluye la prensa porque se hace en depósito. La nueva añada verá la luz en el mes de marzo de 2017.

¿Hay muchas diferencias en sus notas de cata? En el color sí, por ejemplo. Aquí hablamos de amarillo limón intenso (limpio, brillante, transparente). Notas a violeta, fruta madura compotada, hueso y toque de melocotón. En boca es untuoso, con cuerpo. En retronasal se percibe la fruta madura y su clara persistencia. Y, en cuanto a la botella, recomendamos mirar la contraetiqueta, porque junto al sello de la DO Rueda también figura la certificación del Consejo de Agricultura Ecológica de Castilla y León (Caecyl), que garantiza el cumplimiento de todas las normativas exigidas.

________________________________________________________________________

Its existence demonstrates every day that it is possible to grow and produce within the parameters of environmental respect. The ‘organic winegrowers’ – that is to say, those who defend the cultivation of their grapes under these criteria- guarantee that looking to the future, another way of making wine is possible. From among the array of new 2016 vintages, the young white varieties verdejo and sauvingnon blanc are well known, but there is a third path, that does not exclude, but rather enriches everything we do-, a production endowed with a distinct personality that closes the triumvirate of the young Cuatro Rayas wines. It is the organic verdejo.

The white Cuatro Rayas 2016 organic verdejo is made exclusively from the grapes from 20 hectares of vineyards, distributed between La Seca (Valladolid) and Aldeanueva del Codonal (Segovia). In all, this year 120,000 kilos of grapes were harvested, which translates into 100,000 bottles of exclusive organic verdejo. The harvest is manual and almost all of the vineyard is goblet trained. The winegrower that follows the organic practice guarantees the absence of fertilizers and pesticides. The production method follows the same parameters as the rest of the wines, except that it eliminates the addition of sulfur dioxide and the maceration excludes the press because it is done in tanks. The new vintage will be available in March, 2017.

Are there many differences in its tasting notes? Yes, for example, in the color. In this case we are talking about an intense lemon yellow (clean, bright, transparent). Notes of violet, ripe stewed fruit, stone fruit and a hint of peach. On the palate it is smooth, with body. The ripe fruit and its obvious long aftertaste are perceived in retronasal. And, with regard to the bottle, we strongly recommend that you look at the back label, because next to the stamp of the DO Rueda you will also find the certification of the CAECYL, the Council of Organic Farming of Castille and Leon, which guarantees compliance with all the legal regulations.

 

Adiós a la añada del 2015

 

WhatsApp Image 2017-01-17 at 10.18.11

Cuando se cambia de añada, en Cuatro Rayas se nota. Solo hace falta mirar al campo y ver la desnudez de la viña. Llega el momento de la poda y es entonces cuando nos damos cuenta de que formamos parte de un ciclo que se repite todos los años. Y así se lleva haciendo desde los inicios de la Historia de la Humanidad. Las cepas continúan cada campaña, cada añada, cumpliendo su sagrado ciclo vegetativo, rara vez alterado. Brota, florece y envera. Te regala el racimo, cambia de color, tira sus hojas y se deja cortar sus brazos, para regresa de nuevo al paisaje de invierno, desnuda, a la intemperie, para dormir hasta la siguiente brotación.

Mientras, en la bodega, esperamos ansiosos el nuevo vino, el remate de las fermentaciones. Queremos comprobar que el milagro del vino se repite, una vez más. Cuando salen los primeros vinos etiquetados a lomos de las botellas, en la bodega todos sonreímos porque la historia continúa, no se detiene. La tierra nos regala sus frutos y el vino que brota de ella nos invita a seguir cuidándola para que esto suceda muchas veces más. Esto es lo que hace que el vino y su cultura acaparen tantas emociones, pasiones y aficiones. Brindamos por ello y por la próxima añada.

Bodega Cuatro Rayas seguirá siendo el patrocinador principal del Real Valladolid otras tres temporadas / Bodega Cuatro Rayas will continue to be the main sponsor of Real Valladolid for another three seasons

El presidente de la bodega, Fernando Prieto, y el del Club, Carlos Suárez, han firmado este miércoles en el Estadio José Zorrilla el acuerdo de renovación

Bodega Cuatro Rayas seguirá siendo el patrocinador oficial del Real Valladolid. La estrecha relación entre la principal bodega de la Denominación de Origen Rueda, que comenzó en el año 2014, se consolida y se amplía para las próximas 3 temporadas, según el acuerdo que este miércoles se ha detallado a los medios de comunicación en un acto que ha tenido lugar en el mismo césped del Estadio José Zorrilla. El presidente de Bodega Cuatro Rayas, Fernando Prieto, y el presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez, han brindado con un vino de la añada 2016 para celebrar esta unión que tiene como principal objetivo que este verdejo de primera se luzca en las camisetas del equipo que lucha por volver a la Primera División del fútbol español. Así pues, Cuatro Rayas seguirá luciendo en el frontal de las camisetas del Real Valladolid, además de en los soportes publicitarios del estadio.

A

Cuatro Rayas es la bodega de referencia de los vinos blancos españoles. En sus modernas instalaciones en La Seca (Valladolid), Cuatro Rayas elabora cerca del 20% del vino embotellado de la Denominación de Origen Rueda, lo que la convierte en la más grande de la DO, con un nivel de producción anual de más de 16 millones de botellas. Los vinos, principalmente de la variedad Verdejo, son líderes dentro del consumo de vinos blancos en España y, además, cuentan con una gran influencia en los mercado exteriores, estando presentes en más de cincuenta países como Japón, China, Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Holanda o México.

D

 

____________________________________________________________________________

The president of the winery, Fernando Prieto, and that of the Club, Carlos Suarez, signed the renewal agreement this Wednesday at José Zorrilla Stadium

Bodega Cuatro Rayas will continue to be the official sponsor of Real Valladolid. The close relationship with the main winery of the Denomination of Origin Rueda, which began in 2014, is reinforced and extended for the next 3 seasons, according to the agreement that was explained in detail to the media this Wednesday in a ceremony that took place right on the field at José Zorrilla Stadium. The President of Bodega Cuatro Rayas, Fernando Prieto, and the president of Real Valladolid, Carlos Suarez, toasted with a 2016 vintage wine to celebrate this union that has as its main objective that this first class verdejo appear on the jerseys of the team that is fighting to return to the First Division of Spanish soccer. As a result, Cuatro Rayas will continue to appear on the front of the Real Valladolid jerseys, as well as on the stadium’s advertising media.

Cuatro Rayas is the benchmark winery of Spanish white wines. In its modern facilities in La Seca (Valladolid), Cuatro Rayas produces nearly 20% of the wine bottled in the Denomination of Origin Rueda, which makes it the largest of the DO, with an annual production level of more than 16 million bottles. The wines, mainly of the Verdejo variety, are leaders within the consumption of white wines in Spain and, in addition, have a major impact in the foreign markets, being present in more than 50 countries such as Japan, China, the United States, Germany, the United Kingdom, the Netherlands and Mexico.

La receta del médico / The doctor’s prescription

Cuentan los más viejos de la Bodega Cuatro Rayas, que el origen de los vinos de la bodega cooperativa se lo deben a la receta de un médico. Esta historia tiene mucho que ver con el verdadero impulsor de la bodega lasecana, hace más de 80 vendimias. Fue Fermín Bedoya, el médico de la localidad, quien aglutinó a un grupo de viticultores creando una cooperativa que les permitiera sacar el mayor partido posible del trabajo en las viñas. Con esa peculiar ‘receta’ médica –la que aconsejaba unirse en una empresa colectiva- era imposible que las cosas no salieran bien. El objetivo era rentabilizar el trabajo de la viña y poder comercializar  el vino de todos.

2

Esa receta ha llegado hasta nuestros días pues, en pleno siglo XXI, la bodega sigue situada en el mismo lugar y forman parte de ella muchos nietos de aquellos viticultores que creyeron y apostaron fuerte por la receta del médico rural. Hoy, sin perder esa filosofía ni el caudal humano de centenares de socios viticultores, la bodega ha sido capaz de asumir la innovación, la tecnología y los formatos de marketing más punteros para comercializar los vinos de una amplia masa de viticultores que hoy llegan a miles de puntos de venta en toda la geografía nacional. Pero pocos consumidores, catadores de los vinos de Cuatro Rayas, saben que el secreto está en que se sigue –todavía hoy- la receta de un médico rural: unirse para crecer y prosperar. Sin duda, un pensamiento sin secretos, pero con mucho sentido común.

 

_____________________________________________________________________________

The oldest of those at Bodega Cuatro Rayas say that the wines of the cooperative owe their inception to a doctor’s prescription. This story has a lot to do with the true promoter of the lasecana winery, more than 80 harvests ago. It was Fermin Bedoya, the local doctor, who brought together a group of winegrowers by creating a cooperative that would allow them to make the most of the work in the vineyards. With that peculiar medical ‘prescription’ – the one that advised them to join together in a collective enterprise- it was impossible that things would not turn out well. The objective was to make the work of the vineyard profitable and be able to market everyone’s wine.

That prescription has survived to this day because, in the the middle of the 21st century, the winery is still located in the same place and many of the grandchildren of those winegrowers who believed in and bet heavy on the doctor’s prescription are a part of it. Today, without losing that philosophy or the human wealth of hundreds of winegrower partners, the winery has been able to assume the innovation, technology and most recent marketing formats for marketing the wines of a comprehensive body of winegrowers who today reach thousands of points of sale throughout the country. But few consumers, tasters of Cuatro Rayas wines, know that the secret lies in the fact that they follow still today – the prescription of a rural doctor: join together to grow and prosper. Without a doubt, a thought without secrets, but with plenty of common sense.

Cuatro Rayas Viñedos Centenarios para brindar en la gala de entrega del Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes

El reconocido escritor argentino, Martín Caparrós, ha recibido el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes en su XXI edición, un premio que cada año es concedido por la Asociación de la Prensa de Valladolid (APV) y en el que, un año más, Cuatro Rayas Viñedos Centenarios ha tenido el privilegio de ser patrocinador.

1

Fernando Prieto, presidente de Cuatro Rayas, entrega el premio a Martín Caparrós

El homenajeado escritor, periodista, activista… y un largo etcétera Martín Caparrós, ha sido premiado por un conjunto de tres trabajos en los que denuncia la suplantación que emoticonos y onomatopeyas hacen de la palabra.

Autoridades posan junto al homenajeado antes de la gala

El evento ha tenido lugar en el Teatro Calderón de Valladolid. Al acto han asistido Óscar Puente, alcalde de Valladolid, Silvia Clemente, presidenta de Las Cortes de Castilla y León, Fernando Prieto, presidente de Bodega Cuatro Rayas y una larga lista de personas que no han querido perder la ocasión de acompañar al escritor.

 

 

 

 

¿Hormigón o acero inoxidable? / Concrete or stainless steel?

Dentro del equipamiento de las modernas bodegas, la tecnología ha dado paso a herramientas y procesos de carácter funcional, donde prima la rapidez, el ahorro energético e incluso el aprovechamiento del espacio. Un buen ejemplo tecnológico -que nada tiene que ver con su origen- es el relativo a los depósitos del vino, es decir, el lugar donde se desarrollan los procesos de fermentación. Desde que el hombre decidió transformar la uva en bebida alcohólica, muchos son los tipos de recipientes creados por él para llevar a buen término esta idea, utilizando materiales de todo tipo, desde el barro a la madera, pasando por el hormigón hasta llegar al acero. Precisamente es el acero inoxidable el material más utilizado por las bodegas modernas. Ligeros, higiénicos y de fácil manejo, gana por goleada a cualquier otro material.

1h

Sin embargo, hay bodegas que todavía conservan aquellos grandes envases de hormigón. Parecen depósitos de otra época –en realidad, lo son-, pero muchas bodegas los conservan y utilizan habitualmente. De hecho, en los últimos tiempos se ha producido una especie de ‘regreso al origen’, y algunas bodegas se esfuerzan por recuperar antiguos materiales para crear vinos diferentes.

2h

 

La Bodega Cuatro Rayas siempre ha utilizado este tipo de recipiente para fermentar sus vinos y todavía lo sigue haciendo. Al tener cierta porosidad, el vino se micro oxigena durante su elaboración, reportando beneficios a la hora de elaborar ciertos tipos de vinos. Cuatro Rayas conserva todavía 18 depósitos de hormigón. Su presencia es testimonial, pues la cifra fue muy superior hace décadas. Cada uno de ellos tiene capacidad para 11.000 litros y todos ellos fueron construidos en 1935.

______________________________________________________________________________

Within the equipment of the modern wineries, technology has given way to tools and processes of a functional character, where priority is given to speed, energy saving and even the use of space. A good technological example – which has nothing to do with its origin – is the one that relates to the wine tanks, that is, the place where the fermentation process is carried out. Ever since man decided to transform grapes into an alcoholic beverage, he has created many types of containers to bring to fruition this idea, using materials of all kinds, from mud to wood, through concrete until reaching steel. Stainless steel is precisely the material most commonly used by modern wineries. Lightweight, hygienic and easy to use, it wins by a landslide over any other material.

However, there are wineries that still retain those larger concrete containers. They look like tanks from another era – in fact, they are just that- but many wineries retain them and use them regularly. In fact, in recent times there has been a kind of ‘return to the source’, and some wineries are striving to regain old materials to create different wines.

Bodega Cuatro Rayas has always used this type of container to ferment their wines and still continues to do so. Because they have a certain porosity the wine micro oxygenates during its production, yielding benefits when producing certain types of wines. Cuatro Rayas still retains18 concrete tanks. Their presence is a token gesture, since the figure was much higher decades ago. Each of them holds 11,000 liters and all of them were built in 1935.

La chispa del verdejo

Cuatro Rayas se subió al carro de los espumosos cuando esta tipología echó a andar en la DO Rueda. Entonces, nuestra bodega tuvo claro que el comportamiento del vino base de uva verdejo no ofrecía dudas en la segunda fermentación en botella. A pesar de su corta historia –apenas dos décadas en la zona- comprobamos que, tras una larga crianza en lías, antes del degüelle, los espumosos de Rueda daban la cara en la mesa de cata y se ajustaban a las constantes sensoriales que pedía el consumidor y aceptaba el mercado. Buen perlaje, mucha frescura, aroma de fina levadura… y fruta y chispa en la boca.

15288575_10154748799979555_1431009902572059535_o

Así nacieron nuestros vinos espumosos Cuatro Rayas, en las categorías de brut y semiseco, esta última, la más demandada. Estábamos obligados a incrementar nuestra gama de vinos con una categoría considerada la reina de los vinos, algo que debemos a los franceses y que tiene su propio renglón escrito en la historia del vino. “¡Venid, hermanos, venid, que estoy bebiendo estrellas!”. Con ese grito, el fraile bodeguero Dom Perignon alertaba a la comunidad de religiosos en pleno refectorio. La casualidad hizo que las botellas de vidrio tapadas con trapos y almacenadas en la Abadía de Hautvillers explotaran como consecuencia de la presión ejercida en su interior al fermentar el vino por segunda vez. Ocurrió en Reims, en el siglo XVII. Así nació el vino más famoso del mundo. Nosotros no olvidamos nunca esta historia cuando llega la Navidad y brindamos por ella en cada sorbo.

¿Verdejo y lechazo? Por supuesto

En los tiempos que corren, atravesamos periodos en los que todo se revisa, se analiza y se actualiza. En el consumo del vino, también hay cambios que conviene anotar, empezando por los ensamblajes entre los platos y los vinos. Hoy se cuestiona el propio término ‘maridaje’ y se plantea el de ‘armonía’ para justificar qué textura y cualidad sensorial de un plato o un alimento es la más adecuada para compartirla con un vino determinado. ¡Qué difícil asunto! Pues bien, teniendo en cuenta que este también es un periodo de libertad para la cultura del vino, ponemos sobre el mantel el ejemplo de miles de consumidores centroeuropeos y norteamericanos, que prefieren vinos blancos y ligeros a la hora de comer carnes. Y no se ruborizan lo más mínimo.

15002370_10154697553864555_6702867886972164831_o

Está claro que ha llegado la hora de revisar modos y costumbres. Si el clarete es compañero de chuletillas y lechazo asado, y el tinto joven y viejo también, ¿quién ha dicho que un blanco de uva verdejo –joven y viejo- no pueda ocupar su sitio junto a un cuarto de lechazo? Dejemos pues que el consumidor elija sin necesidad de obligarle ni ‘mediatizarle’. Pero que sepa que un cuarto asado en horno de leña puede compartir mesa, con absoluta seguridad, con un blanco Cuatro Rayas de uva verdejo. Basta probar una sola vez para querer repetir muchas más.

Viñedos centenarios, la uva más valiosa

Cuatro Rayas es uno de los escasos ejemplos en la Denominación de Origen Rueda que puede presumir de conservar viñedos centenarios. Esta ‘joya’ de la viticultura regional se encuentra entre Hornillos de Eresma (Valladolid) y Segovia, en concreto, entre las localidades de Santiuste de San Juan Bautista y Aldehuela del Codonal. Se localiza en parcelas relativamente pequeñas y con un marco de plantación muy amplio. Se desconoce cuándo fueron plantadas las viñas, pero está claro que lo hicieron los padres de los abuelos de nuestros actuales socios. Son cepas prefiloxéricas que no sucumbieron a la plaga que arrasó el viñedo de la Península Ibérica a finales del siglo XIX. Su resistencia (entonces) y la decisión de sus propietarios de cuidarlas con esmero hasta el día de hoy nos proporcionan un bello tesoro vitícola muy difícil de encontrar en el ámbito de la DO Rueda.

2

Los viñedos centenarios de Cuatro Rayas forman parte del patrimonio de la bodega. Afortunadamente, las cepas siguen dando sus frutos aunque no con el mismo vigor de hace un siglo; como es natural, la producción es muy limitada, por eso es tan valiosa. Toda la uva se destina a la elaboración de un vino único, el blanco Cuatro Rayas Viñedos Centenarios, cuya primera añada vio la luz con motivo del 75 aniversario de la bodega. La uva procede, exclusivamente, de estos viñedos y es 100% verdejo.

Apenas 75.000 botellas cada campaña, que dan como resultado un vino blanco de uva verdejo, de color amarillo limón, brillante y con reflejos verdosos. Limpio, potente y fresco en nariz; aromas a fruta de hueso y vegetales frescos con un fondo de hinojo. Sabroso, envolvente, untuoso… Como tantas veces hemos definido, un ‘capricho’ de nuestro enólogo Ángel Calleja que se ha convertido en una joya para nuestra bodega. A pesar de su corto recorrido, es un vino que ya ha hecho historia… y promete seguir haciéndolo muchas añadas más.